Sleep in the plane

Emotiva bienvenida a la ADE Class 2019

Oí esta frase por primera vez en boca de unos muy buenos amigos ADE’s americanos durante una fantástica cena una noche de junio en Philadelphia, donde me encontraba junto a mi compañero Rubén Benet con motivo de una conferencia que íbamos a dar en el ISTE 2019 para hablar del porgrama Code To Learn, un innovador programa que llevamos a cabo en Colegio Internacional Levante .

Hacía 25 años del lanzamiento del programa de Apple Distinguished Educators y los presentes no pudieron evitar empezar a comentar con cierta nostalgia cómo fueron los primeros Institutes organizados por Apple. Mientras hablaban, sonrisas, recuerdos, entusiasmo, anécdotas divertidas, experiencias tremendamente vitales. 

Contaban que cuando alguno de los asistentes a aquellos primeros Institutes, agotado tras un día de intensos aprendizajes, networking y risas decidía retirarse, todos los demás trataban de retenerlo al grito de ‘Sleep in the plane’, ‘Sleep in the plane’, ‘Sleep in the plane’… ya dormirás en el avión. Tras lo cual, el desertor no veía más salida que volver a unirse al grupo.

No veo mejor frase para definir un Institute, ‘Sleep in the plane’. Es el nuevo Carpe Diem. Una forma actualizada de decir aprovecha el momento, exprime hasta la última gota de tus experiencias.

En Battlemania los asistentes compiten mostrando grandes trucos para llevar a cabo con dispositivos Apple

En un Institute Apple mete a 300 profesores de medio mundo en un hotel y agita la coctelera para, como si de un acelerador de partículas se tratara, la fricción, colisión y reacción de los elementos (nosotros) acabe creando resultados inesperados, en ocasiones de un valor extraordinario. Lo que tú como docente extraigas de la experiencia es cosa tuya. Puedes limitarte a mirar y tomar ideas o a participar activamente de todo.  Puedes sentarte en un rincón a crear, juntarte con extraños y dejarte apabullar por sus increíbles proyectos, sumarte a una idea y aportar, o, simplemente, mirar a un lado y a otro con los ojos como platos, registrándolo todo en tus archivos personales. Y, por supuesto, puedes compartir unas cervezas y reír como si no hubiera un mañana.

Un Institute es como el gran bazar de Estambul, estímulos sensoriales por todas partes, chispazos en forma de idea en la pantalla de cualquier ADE, algún que otro vende humo, docentes capaces de obnubilarte con cuatro toques en su iPad. Mucho tuit y retuit. Sonrisas, saludos en los pasillos, guiños de ojo. Y alguno que se acerca y te infla un poco el ego cuando le dice a su compañero: tienes que hablar con este tipo, es un crack con… rellene usted mismo.

Con mi compañero Rubén Benet durante el taller en el que mostramos cómo crear tu cuadro de Mondrian con Swift Playgrounds.

En un Institute vives con la sensación constante de que no quieres perderte nada y a la vez con la de que te lo estás perdiendo todo. Un lugar extraordinario para un curioso y los ADE’s somos muy curiosos.

Pero también existe un terrible peligro: el efecto espejismo. Mientras algunos participantes, días después del encuentro, inundan las redes de ejemplos de aplicación práctica de lo aprendido, otros simplemente olvidan. Es importante que eso no ocurra, es importante que quede un registro, un diario de bitácora para que tanto tú como los navegantes que vienen detrás puedan aprovechar tus aprendizajes. Porque ser Apple Distinguished Educator no solo implica estar a la vanguardia en cuanto a la integración de la tecnología al servicio de la pedagogía se refiere sino también ser capaz de guiar a aquellos que no lo son a través del desfiladero del aprendizaje. 

Por eso estar en un Institute merece tanto la pena, por eso nos emocionamos cuando aplicamos y mucho más cuando nos escogen para asistir. Y por eso una vez en él, cuando sentimos la punzada del agotamiento, es el momento de gritar: ¡Sleep in the plane!

ISTE 2019: Si quieres llegar lejos, camina acompañado

Asistir a un evento de la magnitud de la conferencia ISTE de Filadelfia no es un premio. Ni mucho menos. No es una medalla o un trofeo que exhibir públicamente para demostrar lo bueno que eres. Es algo muy diferente; mucho más profundo y mucho mejor que eso. Es algo que hemos podido vivir gracias a la visión, la firme apuesta y el esfuerzo del Colegio Internacional de Levante.

Sigue leyendo “ISTE 2019: Si quieres llegar lejos, camina acompañado”

El viaje del ADE I: “Stay hungry, stay foolish”

Hace apenas un par de semanas tuve la inmensa suerte de pasar a formar parte de la comunidad ADE (Apple Distinguished Educator). ¡Aún hoy me cuesta creerlo! Estoy seguro de que siempre recordaré el momento, a las 5:30 de la madrugada, en que consulté el correo para comprobar que, esta vez sí, había sido aceptado como miembro de la clase de 2019. Y digo “esta vez sí” porque el viaje comenzó hace mucho tiempo, en un colegio muy muy lejano y porque esta era la segunda vez que me presentaba.

Sigue leyendo “El viaje del ADE I: “Stay hungry, stay foolish””

Compartir es vivir

El ser humano es un ser social por naturaleza. O eso dicen los libros de Ética y los especialistas que los escriben y de los cuales solemos fiarnos. Tanto es así, que para cada uno de nosotros, por sí mismo, habría sido realmente difícil sobrevivir sin la ayuda de los demás. Por ejemplo, sin padres (o sin alguien que ejerza ese papel) sería muy complicado nutrirnos de manera adecuada cuando somos bebés; sin educación o leyes, sería muy complicado vivir en sociedad.

Sigue leyendo “Compartir es vivir”