One more thing… Entrevista a Orestes Allueva

En esta nueva sección de appleteaching, Carlos García y Rubén Benet entrevistan a Orestes Allueva, Apple Distinguished Educator desde 2017 y gran gamificador.

Orestes es, entre muchas de sus cualidades, Apple Distinguished Educator class 2017, ‘best class ever’, como se suele decir. Yo lo conocí en Amsterdam, en la ADE Global Academy de EMEIA, encuentro al que todos los ADEs recién incorporados al programa deben asistir para certificar su distinción. Allí me pareció un tipo inteligente, divertido y humilde. Una persona a la que no le importa escuchar todo el tiempo necesario y que es capaz de pedir y recibir consejos siempre que los necesita.

Es profesor en Educación Primaria y miembro de la junta rectora de su centro, el Colegio Juan Comenius de Valencia. Además, ha puesto en marcha una web extraordinaria, www.delpupitrealasestrellas.com, donde, de una forma generosa, clara y con un gran diseño, comparte todo aquello que hace en el aula. Y cuando digo todo, es todo. Daos una vuelta por allí y alucinaréis.

Si ya me parecía un profesional extraordinario, acabó de conquistarme con el leit motiv de su página: “Que no te roben las ideas, regálalas”.

Rubén y yo decidimos hacer esta entrevista porque queríamos que alguien nos contara de primera mano qué es eso de la gamificación y por qué todo el mundo habla de ella. La entrevista a Orestes nos muestra eso y muchísimo más. Muchas gracias compañero.

¿Por qué te hiciste profesor?

Desde pequeño quería ser enfermero. Cuando la gente me preguntaba por qué yo les contestaba: “Porque quiero cuidar de la gente”. Poco a poco, esa idea fue creciendo y fusionándose con mi capacidad de enseñar y terminé dándome cuenta de que debía ser profesor. 

Desde tu punto de vista, ¿hay un problema con la educación en España? Si es así, ¿cuál es?

Depende de dónde lo mires. Si lo miras desde el lado legislativo, las leyes educativas están hechas completamente por personas que no han pisado nunca un aula (en el mejor de los casos, llevan años sin dar clase). En este país se ha hecho muchos esfuerzos por cambiar las leyes a mejor, pero en la práctica, se ha quedado en un simple intento. Para mi la conclusión es sencilla: cuantos menos políticos estén implicados en dichas leyes, mejor. Deberían dar opción a que participaran docentes, padres e incluso alumnos. 

Desde el lado social, pienso que hay altibajos. En muchas ocasiones, estar rodeado de una comunidad de docentes en las RRSS y especialmente en la comunidad ADE te hace ver que existe mucha voluntad por parte de la comunidad educativa de mejorar. Pero otras veces ves que sigue habiendo cada vez más familias que no terminan de respetar al 100% la labor docente, interponiéndose entre docente y alumno (padres/madres helicóptero) y entorpeciendo nuestro día a día. Recuerdo que cuando era alumno, la comunidad de padres no actuaba de esta manera. En mi caso, que considero bastante particular, siempre he tenido experiencias buenas con las maravillosas familias con las que he tratado, pero conozco que no es el mismo caso para todos los docentes. Mejorar la relación entre escuela y familia debería ser algo prioritario a trabajar desde las escuelas. 

¿Qué significa para ti ser ADE? ¿Qué aporta a un docente convertirse en ese tipo de figura?

La comunidad ADE es una gran oportunidad para cualquier docente de poder compartir experiencias con docentes que tienen tantas ganas de seguir aprendiendo como tú. Para mi lo mejor de esta comunidad es poder estar en constante contacto con docentes que luchan todos los días por mejorar la calidad de enseñanza de sus alumnos. 

¿Qué consejos podrías dar a un aspirante a ADE para llegar a serlo?

¡Compartir es vivir! Durante mis primeros años como docente (comencé mi andadura en esto de la educación a los 22 años en el Colegio Juan Comenius, donde continúo hoy en día), miraba a través de internet todos los días para encontrar actividades que lograran motivar a mis alumnos. Unos años después, comencé yo a realizar mis propias actividades con mi Mac, editándolas y dándoles el toque que necesitaban. Un día, el padre de uno de mis alumnos me propuso la idea de crear una web para compartir todo lo que hacía para otros docentes y así lo hice. En ese momento accedí porque me di cuenta que estaba en deuda con mis compañeros docentes (que incluso no conocía) por haberme dado tantas ideas para motivar y disfrutar en el aula con mis alumnos. 

Ese es el espíritu de ser ADE para mí, compartir con tus compañeros todo lo que tú puedas aportarles, porque aunque creas que es poco, para algunos es mucho. La retroalimentación es brutal, por eso es esencial compartir entre todos, juntos podemos convertir la comunidad docente en algo mucho mejor de lo que es, incluso ahora. 

¿De qué modo ayudas a otros profesores?

Todos los días ayudo a mis compañeros en mi colegio. Lo más común es que les resuelva alguna duda técnica respecto al iPad. En mi equipo de trabajo no necesito ayudar de otra manera a ningún compañero. Somos un gran equipo de trabajo, y todos tenemos nuestros puntos fuertes que utilizamos para ayudarnos y trabajar juntos. Da gusto trabajar con ellos, la verdad. 

Mi labor en mi web, del pupitre a las estrellas, quiero pensar que es la de ayudar a todos aquellos docentes que quieren motivar a sus alumnos y hacer grandes actividades en su aula pero no disponen del tiempo o de los conocimientos técnicos para elaborar los materiales que cuelgo en ella. Mi pensamiento muchas veces es: si ya está hecho, ¿por qué no colgarlo para que pueda utilizarlo más gente?

¿Cómo es el proceso de crear una  web?

Comencé dándole vueltas al nombre, diseño y en unos 6 meses todo cobró forma. Me tomé mi tiempo porque quería tenerlo todo como yo lo veía en mi cabeza. Es muy importante estar al 100% satisfecho con lo que haces y publicas. No suelo publicar todas las semanas, no por falta de contenido, sino porque quiero que lo que comparta en la web sea material con un mínimo de calidad. Mucha gente me pregunta por el nombre, y siempre les digo es que es el camino que siempre intento que lleven mis alumnos, y que gracias a lo que hacemos en clase, pasen de estar en el pupitre a las estrellas. No dejes que te roben las ideas, ¡regálalas!

Tienes un montón de suscriptores. ¿Cómo afecta eso a tu manera de trabajar en la web?

No voy a mentir, cuantos más subscriptores y más seguidores tienes, más aumenta la presión de que lo materiales que compartas sean del agrado de casi todos. Pero básicamente intento compartir cosas que creo que van a ser útiles para la comunidad educativa, sin pensar en si son seguidores o no. A veces son materiales para descargar en pdf, otras son listas de aplicaciones que yo utilizo, otras son lecciones o tips sobre cómo gamificar… 

Sabemos que empleas muchísimo la gamificación en el aula, y luego nos centraremos en este aspecto pero, ¿qué otras estrategias empleas? ¿Con cuál de ellas te diviertes más?

Con lo que más me divierto es con la inclusión de las estrategias y ambientaciones de los videojuegos en los contenidos de matemáticas y otras áreas. Creando esos contenidos, adaptándolos, dándoles forma, incluyendo las fuentes típicas, es un trabajo casi más de diseño que de programación, y me encanta. Me imagino las caras de ilusión y de sorpresa de mis alumnos y todo el tiempo “extra” que supone la creación de dichos materiales no pesa. 

En tu opinión, ¿cómo influye la tecnología a mejorar la educación?

Para mi, influye de manera positiva en casi todos los aspectos de la educación. Para muchos docentes, la tecnología arrastra a los alumnos a una espiral de enganche y dependencia de la que no saben salir. Lo cierto es que, tristemente, muchos alumnos se encuentran en ese espiral, pero porque nadie les ha enseñado cómo manejar correctamente los medios. Es precisamente ese, uno de los aspectos clave que tiene que resolver la escuela, dotar a su alumnado de los medios y recursos suficientes para enseñarles a utilizar la tecnología para mejorar su día a día. 

¿Qué aporta la gamificación a tus clases?

Para resolver esta pregunta, he tenido que preguntar entre mi alumnado. Ellos destacan, con su particularidad manera de contarlo, que les motiva a seguir aprendiendo. Según algunos de ellos, y cito textualmente: “siempre nos han castigado por no hacer lo que se nos pide, pero ahora se nos premia por hacerlo”. Al fin y al cabo, es utilizar las mecánicas de los juegos o videojuegos actuales para conseguir motivar a tus alumnos a que aprendan. Y lo cierto es que funciona. Actualmente, cualquier videojuego de los que están “a la moda” recompensa por cualquier cosa al jugador. Antes, en Super Mario o en otros juegos como Metal Gear o Tomb Raider, el juego te recompensaba cuando superabas un gran número de fases. Ahora, la sociedad jugona es mucho más exigente, y pide recompensas inmediatas para mantener la atención. Eso es lo que hago yo en mi aula, obtienen premios y reconocimientos por trabajar, y si trabajan más y mejor, esos premios son mejores. 

Cuando llevas un tiempo con la misma dinámica te das cuenta que gamificar el aula no solo lleva a los alumnos a estar más motivados. Hace que trabajar en equipo y lograr una buena cohesión en el aula sea muy sencillo de conseguir. Los alumnos trabajan, pero se ayudan, y pronto no tardan en darse cuenta de que ayudándose, pueden conseguir muchos más objetivos que trabajando en solitario. Algo primordial para su desarrollo como personas, ya que ¿cuántos trabajos de hoy en día no necesitan de trabajo en equipo o, al menos, de trabajar con otras personas?

¿Cuánto tiempo dedicas a la creación de materiales? ¿De dónde lo sacas?

Puff… Pues bastante. Tengo muchos defectos, entre ellos que soy muy perfeccionista. Por eso, hasta que el material que estoy creando no es como yo quiero, mi trabajo no está terminado. Normalmente, la época de verano es mi momento para ponerme a pensar en lo que quiero para el nuevo curso y empezar a dar forma a todo. Muchos años, como los 2 anteriores, he creado casi todos los materiales en agosto, aprovechando ratos por las tardes o por las mañanas. Me entretiene bastante, por lo que no me cuesta ponerme. Me pongo la televisión o música de fondo y ya está. Durante el curso tengo menos tiempo, pero los domingos por la tarde son para programar sí o sí. En casa me dicen que pare, y que debo bajar el ritmo, aunque pocas veces les hago caso. 

Casi todos los materiales los diseño y creo yo. Pero algunos los adapto de libros y otras webs que encuentro, siempre citando al autor por si le hace ilusión ver hasta dónde han llegado sus ideas. A mi me gusta mucho que me cuenten sus experiencias con mis materiales y me indiquen ideas para mejorarlos y perfeccionarlos. 

¿Cuáles son los principales mitos de la gamificación?

Hay varios mitos que, según el gran Dave Burgess, la comunidad docente tiene anclados desde hace tiempo. Mucha gente piensa que por dar puntos o medallas a tus alumnos, ya estás gamificando tu aula, aunque no es así. No por la cantidad, sino porque una clase gamificada debe combinar varios elementos que se apoyen entre sí y creen colaboración entre sus alumnos. 

A mi personalmente, el que más me han dicho es que, como soy un friki de los videojuegos, para mi gamificar es muy sencillo. Realmente, un jugador no nace, se hace. No hace falta ser ya un jugador para poder utilizar las mecánicas y estrategias de los juegos. Es más, en cuanto comiences a jugar con tus alumnos, ya no podrás parar. 

¿Qué consejo darías a un profesor que quiera introducir la gamificación en sus clases?

Que no tenga miedo, que pruebe, que falle, que cambie cosas. La gamificación no es una ciencia, es una manera de poder motivar a tus alumnos y no hay ninguna regla escrita. Para lo que a algunos alumnos no les resulta motivante, para otros sí. Y al comienzo vas a tener que probar con distintas cosas. Mi consejo: si te funcionan, continúa con ello y añade más. Si no te funciona, cambia sin problemas. 

¿Por qué Pokémon y no otro personaje? ¿Cómo de importante es esa elección?

La decisión sobre qué temática utilizar para gamificar tu aula es muy importante, y debe partir siempre de un consenso entre los intereses generales de tus alumnos y los tuyos. No nos engañemos, es una cantidad grande de trabajo, y debes pasar muchas horas rodeadas por una temática, a ti como docente también te tiene que gustar mínimamente. 

También es cierto, que encontrar algo que le guste al 100% de tu alumnado es completamente imposible al principio, pero viendo experiencias pasadas, casi todos terminan metidos en la narrativa del aula, y eso es lo que se quiere conseguir. 

Hablando de Pokemaths, ¿cómo surgió la idea?

Pokémon siempre ha estado presente en mi vida desde que salió. Me encontraba finalizando el proyecto “El mundo de Harry Potter” que era un proyecto de lectura gamificado para fomentar la lectura. Tuvo muy buena aceptación entre mis alumnos y sus familias y comencé a darle vueltas a lo que podría hacer para gamificar el área de matemáticas de 6º del curso siguiente (actualmente soy el especialista de ese área en el curso en el que me encuentro). Y mi pregunta fue: ¿a qué jugaba yo en 6º de Primaria? ¡Pues a Pokémon! En aquella época (año 1999), el juego acababa de salir y estábamos todos enganchados. Pero me sobresaltaban ciertas dudas sobre si fuera demasiado infantil para los niños y niñas de 6º de hoy en día. Al día siguiente me encontré con unos alumnos en mi guardia de patio jugando a las cartas de Pokémon y lo tuve claro. Ya tenía otro verano entretenido. 

¿Fue fácil desarrollar el proyecto o hubo que hacer muchos cambios?

Como ya te he comentado, soy el especialista del área de matemáticas del curso en el que me encuentro (o 5º o 6º), por lo que fue un trabajo de una persona. Hubo muchos cambios, en un principio iba a utilizar la aplicación Pages para generar los documentos donde realizaran las actividades y iTunes U para colgar los materiales. Cuando llevaba terminadas 2 unidades, decidí hacerlo en Keynote, que me permitía plasmar una actividad por diapositiva (se concentran mejor de esta manera) y realizar todo tipo de animaciones y convertirlo en una copia de la pantalla del videojuego original. Eso fue clave, porque mirándolo desde atrás, creo que eso ayudó enormemente a que todos los alumnos se metieran en la ambientación y en la narrativa del juego. Como ya he dicho antes, el diseño de las actividades a nivel estético es complicado, pero es una de las cosas que más ayuda a motivarlos. Al fin y al cabo, les estás presentando actividades (que tienen que hacer igualmente), pero de otra manera. 

¿Qué porcentaje de tu tiempo ocupa el trabajo?

Este proyecto especialmente me llevó mucho tiempo. Casi todas las tardes pasaba una hora o dos retocando y creando materiales nuevos. Ese verano no había tenido tiempo de hacerlo todo y me tocó programar muchos materiales durante el curso. Además, este año, ya damos a los alumnos las cartas ya impresas por imprenta, pero ese curso las teníamos que imprimir, y algunas plastificar y volver a recortar, y eso llevaba mucho tiempo. Ocupó mucho tiempo de vida personal pero al final el resultado valió totalmente la pena. 

2 Replies to “One more thing… Entrevista a Orestes Allueva”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s